El eterno despegue de la NFC

Después de tanto tiempo escuchando, “este será el año de la NFC“, ya me empieza a parecer el cuento de “¡que viene el lobo!” en su versión tecnológica.
Si no recuerdo mal, corría el año 2007 cuando en everis tuvimos el primer contacto con esta tecnología, y desde entonces no ha faltado el año que no haya sido bautizado como “el año del despegue de la NFC”, igual que todos los Madrid-BarÇa se bautizan como “el partido del siglo”.

Si recuperamos algún informe de esos años, prácticamente todos tendríamos un terminal con capacidades NFC en el bolsillo ahora mismo, y yo no estaría preguntándome, ¿cuánto tiempo puede estar una tecnología despegando sin estrellarse?

No hace mucho se presentó en Madrid el “Estudio AUTELSI sobre NFC y pagos móviles”, donde tuve el placer de moderar una de las mesas redondas de expertos en la materia. Fue un interesante debate del que trataré de extraer algunas claves que pueden ayudarnos a entender qué está pasando con la tecnología NFC.

Para empezar tenemos la seguridad como la primera barrera que debemos superar. Proporcionar un sistema seguro a los usuarios es ineludible para la adopción de cualquier tecnología de pago. Ningún sistema de pago es 100% seguro, ni siquiera los ya establecidos. Pero la confianza de los usuarios en un recién llegado, como la NFC, hay que ganársela. Por ello, la NFC debe demostrar que, al menos, es tan segura como los actuales sistemas de pago con tarjeta, y que el hecho de que resida en un dispositivo móvil no abre la puerta a nuevas amenazas. A su favor, contamos con la seguridad física que proporciona, el elemento seguro y el corto alcance de la comunicación, así como las distintas barreras lógicas que nos proporciona el propio terminal móvil, protección con PIN del uso del terminal o de las transacciones que superen cierto importe, generalmente 20€. Adicionalmente, la posibilidad de desactivar las capacidades NFC del terminal cuando no se van a utilizar, es una barrera de seguridad más que es imposible de aplicar en una tarjeta contactless.

Hablamos de que la seguridad física de la NFC nos la proporciona el llamado elemento seguro, pero este pequeño hardware que nos resuelve el problema de la seguridad genera un nuevo problema derivado de las diferentes formas de elemento seguro existentes en la actualidad. Podemos encontrar el elemento seguro, embebido en la tarjeta SIM, en la electrónica del terminal, o en una microSD independiente del terminal. Esta diversidad, lejos de ser una ventaja ha propiciado que no exista una estandarización de dicho elemento seguro, lo que dificulta la universalidad del servicio.

Las falta de infraestructuras y de parque de dispositivos son barreas que parecen superables a corto plazo. Debemos destacar que NFC es compatible con todas aquellas infraestructuras ya desplegadas que estén preparadas para el uso de tarjetas contactless, por lo que en muchos casos no será necesario realizar inversiones en nuevas infraestructuras, cuestión muy importante para la adopción de NFC por parte de comercios, transporte, edificios, etc,… En el extremo de los usuarios tenemos la necesidad de que el parque de dispositivos NFC alcance una masa crítica adecuada para hacer viables los casos de negocio. La buena noticia es que los principales fabricantes de dispositivos, encabezados por Samsung, están apostando por incorporar NFC en muchos de sus nuevos terminales, y ya no sólo en las gamas altas. En este punto, hay que destacar la ausencia de Apple, que no ha incorporado NFC en su iPhone 5 a pesar de ser la empresa que cuenta con un mayor número de patentes sobre NFC a nivel mundial. Este curioso posicionamiento de Apple daría para otro artículo, ¿no os parece?

Un problema que ralentiza mucho el despegue de la NFC se debe de forma directa a la incorporación del móvil en el ecosistema tradicional de pagos, dado que conlleva la aparición de nuevos actores, y se hace imprescindible redefinir el modelo de negocio. Nos encontramos ante una situación en la que los actores tradicionales no quieren ceder una parte de los beneficios, dado que no ven con claridad el valor que les aportan los nuevos actores (principalmente, Operadoras y Trusted Service Manager), los cuales entran en el juego evidentemente para participar en los beneficios. Por tanto, debemos buscar un nuevo modelo de negocio que satisfaga a todas las partes, y por si eso no fuera suficientemente complicado, que no vaya en detrimento ni del consumidor ni del comerciante.

De lo dicho, parece claro que si queremos repartir la tarta entre más invitados, sin que nadie salga perjudicado, será necesario cocinar una tarta más grande. Pero no estoy hablando de subir las comisiones por transacción, no sería una buena idea de cara a facilitar la adopción de la NFC. Debemos dejar de asociar NFC exclusivamente a pagos móviles y aprovechar todo el potencial que brinda para buscar otro tipo de usos, que permitan aportando un plus de servicios de valor añadido, facilitando la vida a los usuarios, con pagos móviles, ticketing, títulos de transporte, identificación y control de accesos, fidelización, seguridad en dispositivos, intercambio de información y otras aplicaciones que están por venir, y que hoy en día no podemos ni siquiera imaginar. La práctica totalidad de los agentes que intervienen en el ecosistema NFC coinciden en que sólo los pagos no serán suficiente excusa para que la NFC explote y sea adoptada de forma masiva.

En cualquier caso el tiempo para las dudas se agota, y si la tecnología NFC tarda mucho más en definirse y despegar estará en claro peligro de ser sustituida por otra u otras tecnologías móviles que vayan cubriendo las necesidades de los usuarios.
¿Será 2013 “otra vez” el año de la NFC?

Pablo Cabricano, director de Soluciones M2M everis.
Contacta con Pablo por Linkedin.

2 comentarios a esta entrada

  • Javier el 21 diciembre, 2012 a las 0:21

    Yo solo he visto la tecnologia NFC en los Museos Capitolinos en Roma, debajo de cada habia una etiqueta con el nombre y el autor y si pasaba el movil te llevaba a una Web con mas información del cuadro.

    Saludos,
    PD: por cierto, nuestras tarjetas (everis) de acceso son reconocidas por los terminales con NFC

  • zac el 3 enero, 2013 a las 21:21

    Buen Dïa tengan

    Les agradezco por los Articulos que publican y le doy la enhorabuena por UTILIZAR LAS LETRAS CURSIVAS para DISTINGUIR los ANGLICISMOS y /o NEOLOGISMOS

    SUGERENCIA podrian hacer un ARTICULO sobre ANGLICISMOS y/o Neologismos

    sin otro particular

    ATENTAMENTE,
    ZAC

Tu comentario

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intenta también respetar a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, promocionales, ofensivos o ilegales serán editados y borrados.

Puedes usar algo de HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> . Los párrafos y los retornos de línea también se incluyen automáticamente.