Lo real, lo social, lo digital y el sentido común

 

Todos los días estamos conectados con cientos de personas, a algunas las conocemos, ya sea física o virtualmente, y a otras no. De las posibilidades que nos ofrece esa red que hemos construido, además, sólo en determinadas ocasiones sacamos el provecho que deseamos (ocio, actualidad, profesional, gestión del conocimiento…).

Aunque Internet no es más que un fiel reflejo de la Sociedad (a veces con sus propias reglas), en los últimos años hemos visto cómo generaciones enteras han cambiado su forma de relacionarse entre ellas gracias a las posibilidades de las redes sociales. Es cierto que se produce un efecto contagio cada vez que surge una nueva plataforma social, pero sólo unas pocas consiguen mantenernos activos porque han conseguido conectar con nuestros intereses y hacerse un hueco en nuestras vidas.

En este sentido, creo que es importante analizar la reflexión de Luis Abril durante su ponencia ‘Perspectivas y tendencias de las redes’ en iRedes 2013 (@iRedesBurgos). El que hasta hace poco fuera secretario general de la presidencia de Telefónica y actual consejero de esta compañía en su división europea, recordó algo muy sencillo y que a veces se nos olvida: “si las conversaciones o la comunicación sólo suceden en el mundo real o solo en el digital, no conectan”.

Esta teoría, como a nadie se le escapa, enlaza perfectamente con el papel que han jugado las redes sociales en la última década (se dice pronto), motor incansable de todo tipo de conversaciones. Pero a esta visión, además, me atrevo a añadirle un nuevo componente, el experiencial, entendido como un entorno social en el que los usuarios tengamos algo que ver con lo que luego se moverá en las redes y no necesariamente siempre al revés.

Congreso iRedes 2013

Esta idea, también presente en otras intervenciones y mesas redondas del Congreso Internacional Iberoamericano de Redes Sociales, celebrado los días 7 y 8 de marzo en Burgos, es aplicable a cualquier disciplina y tiene que ver con el rol que personas, organizaciones y marcas tenemos en la relación con los demás. Todos estos actores tienen una gran importancia, aunque el orden no es casual.

Por ejemplo, Alejandro Ugarrio (@alexrubik), responsable de comunicación online del Atlético de Madrid, explicó cómo en su club decidieron apostar por un uso ‘muy personal’ de las redes sociales en su estrategia de comunicación online. ¿Cómo? Haciendo uso de aquellos recursos sobre los que sólo ellos pueden decidir. Por ejemplo, cuando el Atlético cerró el fichaje de Falcao, podían haberlo comunicado directamente en las redes sociales, pero prefirieron que fueran los propios aficionados que se habían acercado hasta el estadio para ver un partido de Europa League, los que difundieran la noticia al verla en el videomarcador. Así, con sólo rotular el hashtag #untigreandasuelto en la pantalla, los miles de atléticos presentes en el Calderón difundieron la noticia por todo el mundo y consiguieron que el fichaje fuera TT mundial.

Otro de los ponentes, Sebas Muriel (@sebasmuriel), vicepresidente de desarrollo corporativo de la red social de Telefónica, presentó en este evento el nuevo Tuenti, en el que han querido dar un mayor protagonismo al usuario, porque entienden que las redes somos personas y que la tecnología está facilitando la relación entre las personas. Esta apuesta, bastante acertada según mi punto de vista, se centra en ofrecer lo que su público, actual y potencial, pide a una empresa como la suya: simplicidad en las aplicaciones y entornos web, relevancia de los contenidos marcada por los intereses de los usuarios y no tanto de las marcas, privacidad (en esta red social sí diferencian entre ‘amigos’ y ‘contactos’) y, por supuesto, un papel destacado para la movilidad y la conectividad.

Quizás el sentido común, como se suele decir, el menos común de todos los sentidos, ha estado siempre ahí. Sólo hemos tenido que esperar unos años para darnos cuenta de que las relaciones y las redes sociales no se construyen desde arriba, desde las marcas y empresas, sino que son éstas las que deben ver por dónde van las personas, analizar esas pistas y definir estrategias adecuadas. Si consiguen entender este cambio en el modelo de relación y siguen ofreciendo productos y servicios de calidad o emociones y vivencias como en el caso del fútbol, las personas trasladarán su experiencia y la llevarán más allá de lo que ningún experto en comunicación o marketing digital se atreva a asegurar.


Jesús Usabiaga, Técnico de Comunicación Interna de everis. Contacta con Jesús vía LinkedIn.


1 comentario a esta entrada

  • Fran el 6 abril, 2013 a las 12:46

    Hola Jesús: a nosotros nos ha costado 1 año empezar a entender el uso de cada uno de los canales digitales de nuestra compañía. Por ejemplo el blog se lo hemos “dado” a nuestros 41mil freelancers. Hemos cambiado tráfico por sentimiento de permanencia, de marketplace (intermediario) por “son como mis empleados”, control por libertad. En everis, los empleados nos veíamos presencialmente, aquí no, y de ahí que el ‘experiencial’ que comentas deba ser nuestro objetivo.
    Por último, quizás este blog sea una puerta a que tus exempleados sigan experimentando everis. Sin duda no será por linkedin, supuesta red profesional.
    Un saludo, y gracias por el post

Tu comentario

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intenta también respetar a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, promocionales, ofensivos o ilegales serán editados y borrados.

Puedes usar algo de HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> . Los párrafos y los retornos de línea también se incluyen automáticamente.