Centros de desarrollo remoto, una visión de futuro


Inmersos en plena revolución digital, las empresas cada vez son más conscientes de la necesidad de adaptar su estrategia a este proceso para estar presente en todos los canales digitales y no quedarse atrás frente a su competencia. La sociedad está evolucionando hacia una era digital y es necesario adaptarse a los nuevos escenarios, sobre todo de cara a los clientes: automatización de servicios, acceso a plataformas como Twitter, Linkedin o Facebook, mejora de la conectividad con clientes y proveedores, la capacidad de interactuar de manera online y a tiempo real.

No en vano, las compañías con un nivel digital elevado tienen más capacidades para triunfar y obtener beneficios como un importante ahorro en costes, una optimización en sus operaciones o una mayor seguridad y protección en la información con la que trabajan.

Según un estudio realizado por Fujitsu en Reino Unido, Alemania, Suecia y España, aunque el 92% de los directivos tecnológicos entrevistados asegura que la digitalización es imprescindible en sus empresas, el 70% reconoce inseguridades en las transformaciones digitales que se están llevando a cabo en sus compañías.

Además, tal y como apunta el informe Claranet Research Report 2016, los departamentos tecnológicos europeos dedican sólo el 11% de su tiempo en innovar y se focalizan más en atender incidencias y vigilar el correcto funcionamiento de las TI.

Falta de vocaciones tecnológicas y matemáticas

Lejos de alcanzar una situación óptima en materia digital, las compañías se encuentran con un problema añadido: la falta de personas con vocación técnica. Y es que el número de estudiantes matriculados en titulaciones científico-tecnológicas no deja de caer, lo que imposibilita encontrar talento innovador que dé respuesta a las necesidades técnicas con las que se enfrentan las empresas de hoy en día.

La Comisión Europea ha advertido de que en el año 2020 habrá en Europa más de 800.000 puestos de trabajo sin cubrir relacionados con las Ciencias de la Computación (CC) y las Tecnologías de la información y la Comunicación (TIC). En el estudio “Ciencias de la Computación en España”, realizado por Google, FECYT y everis, queda de manifiesto que existe un desconocimiento generalizado en nuestra sociedad sobre qué son las CC. Tanto es así, que sólo un 0,6% de los encuestados (padres y alumnos) conoce exactamente qué son.

A esta situación se le añade otro aspecto a tener en cuenta. Mientras que los proyectos y las empresas de TI se siguen concentrando en las grandes urbes del planeta, el conocimiento sigue disperso en el resto de ciudades, por lo que se sigue perdiendo parte de ese talento.

Centros de desarrollo remoto, una visión de futuro

Desde hace unas décadas, como respuesta principal a la presión en las tarifas a los servicios de mantenimiento de los clientes, surgen los centros de desarrollo remoto que, además de aportar calidad y productividad necesarias a un coste competitivo, crean oportunidades profesionales en otras ciudades donde también existe el conocimiento tecnológico. Además, estas factorías se han convertido en una posible respuesta a los desafíos técnicos mencionados anteriormente.

La ausencia de vocaciones está provocando nuevas estrategias de búsqueda de talento y recurrir a ciudades más pequeñas es una de ellas. Por eso, estos centros se ubican en localidades -muchas de ellas con universidades con titulaciones técnicas- donde es factible encontrar futuros profesionales para sus compañías. De este modo, no sólo se brinda más oportunidades a los jóvenes, sino que se genera más empleo y las empresas se benefician de mejores costes laborales.

Además, estas factorías de software prestan servicio a distancia a todo tipo de sectores, por lo que ofrecen un alto nivel de especialización con las mejores tecnologías del mercado. Todo ello, apoyado con equipos distribuidos en local y en remoto para obtener los máximos estándares de calidad.

Respecto a sus localizaciones, los centros de desarrollo remoto -que se iniciaron en Asia, con la India como principal paradigma para el mundo anglosajón- no dejan de crecer por todo el mundo. Según un estudio de Everest Group, la región que gana en popularidad en los últimos años es la de América Latina. Lo cierto es que nuevas ubicaciones que aporten un valor a la demanda (misma zona horaria, mayor capacidad de análisis, conocimiento de tecnologías punteras…) están por descubrirse: localidades en Europa, que ofrecen una propuesta de valor única para los servicios de TI por su lengua y afinidad cultural así como por la disponibilidad de talento; ubicaciones en África, que aportan personal técnico cualificado en proximidad a una tarifa muy adecuada, etc.

Desde Banca, sector en el que me encuentro, no sólo valoramos muy positivamente la calidad del trabajo realizado desde este tipo de centros, sino que lo consideramos imprescindible para poder ser competitivos en el mercado. Tanto es así que, una buena parte de nuestros casos de éxito ha contado con una importante labor de nuestros centros de desarrollo remoto o de lo que en everis denominamos CAR (centros de alto rendimiento).

Por eso, everis ha querido apostar por este concepto y, desde 2005, dispone de una red global de centros que está proveyendo servicios de desarrollo tecnológico a todos los bancos clientes en cualquier parte del mundo.

En concreto, contamos con más de 2.000 profesionales en nueve centros ubicados en siete países y, en los últimos dos años, hemos experimentado un crecimiento del 60%. Además, disponemos de importantes reconocimientos como CMMI nivel 5 o el gran premio que nos ha concedido NTT DATA a la mejor herramienta de la compañía.

José Pablo Carbonell, Socio Director de Banca Europa de  everis. Contacta con José Pablo vía Linkedin.

Tu comentario

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intenta también respetar a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, promocionales, ofensivos o ilegales serán editados y borrados.

Puedes usar algo de HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> . Los párrafos y los retornos de línea también se incluyen automáticamente.