Referenciar o no referenciar, he ahí la cuestión


Estar en el mundo de los recursos humanos hace que mucha gente, cuando busca trabajo, te pase su curriculum: los hijos de las amigas de tu madre, los primos lejanos, los novios de tus amigas, el conocido del conocido… y un sinfín de relaciones concernientes a tu círculo social no cercano. Personalmente, me encanta que piensen en mi para ofrecer su preciado CV, ¡su vida profesional! No obstante, siempre es recomendable informarse sobre si la empresa en que trabajo tiene relación con lo que buscan, ya que, en  caso contrario, difícilmente podré ayudarles.

Otro tema es cuando referencias a tus propios amigos y conocidos porque sabes que pueden tener encaje en la compañía. Considero que esto es un acto de fe, ¡quieres que tus amigos trabajen donde tú trabajas!, pero ¿por qué? Pues pueden darse varios motivos:

1. Sientes que haces una buena obra por ellos, ayudándoles a mejorar su situación profesional. Vale, no eres la madre Teresa de Calcuta, pero, a tu manera, intentas hacer lo que consideras que es lo mejor

2. Estás motivado porque existe muy buen ambiente, te gusta lo que haces, te estás formando constantemente, tienes un desarrollo profesional que ya querrían muchos, y otros aspectos que cada uno puede poner de manera positiva en su balanza.

3. Lo haces por compromiso, tu mejor amigo te lo ha pedido y no sabes decir que no… aunque sepas que esa persona no ha dado palo al agua. O también te sientes obligado…en su día ellos lo hicieron por ti.

4. Te dan premios en la empresa por hacerlo, ahora sí que sí, ¡referencio hasta a mi abuela!

Lo que debemos tener presente es que, referenciar a alguien no es sencillo, imagínate que se lo pasas a tu jefe, le hace la entrevista y ha sido ¡¡un caos total!!, te llama a su despacho y, con voz tenebrosa, te dice: ”cuando me referencies a alguien por favor, hazlo con más criterio”.

Está claro que pasas un mal trago, por tanto, hazlo con cabeza, si no le conoces directamente, asegúrate de hacer una labor de investigación y comprobar que es un candidato adecuado. El lado contrario es que todo salga fenomenal y esa persona forme parte de la empresa, quedes con ella, te agradezca la ayuda y encima puedas tenerla ahí para cuando la necesites. Respecto a los premios o regalos, está claro que motivan y que está bien que las empresas los den, pues son un reclamo para ayudarles a seguir contratando a personas.

Cuando tienes una necesidad de contratación, ésta es una vía rápida y bastante confiable. Os puedo decir que para nosotros es un honor que nos pasen a amigos para trabajar con nosotros, en este sentido, comprobamos que dan muy buenos resultados.Sí, el que alguien entre gracias a ti, satisface. Por tanto, mi recomendación es que lo sigáis haciendo, teniendo en cuenta estos consejos.

 

Alicia Sánchez Sánchez, Recruiter and Employer Branding at everis. Contacta con Alicia vía Linkedin

Tu comentario

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intenta también respetar a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, promocionales, ofensivos o ilegales serán editados y borrados.

Puedes usar algo de HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> . Los párrafos y los retornos de línea también se incluyen automáticamente.