Que la desesperación por encontrar trabajo no nuble tu cabeza

 

Enfrentarse a la búsqueda de un nuevo empleo después de haber estado en la misma situación laboral durante varios años, puede ser una situación difícil de afrontar. Es normal que nos entre miedo y ansiedad, ya que tenemos que movernos de nuestra zona de confort, algo que siempre puede aportar cierta inseguridad en nuestras vidas.

Lo importante cuando nos encontramos en un momento así es no verlo como un fracaso o derrota sino como una oportunidad de cambio, de mejora y aprendizaje. Se trata de un buen momento para replantearte tu orientación laboral, para tomar perspectiva de lo que has hecho en tu anterior empresa o carrera profesional y pensar en las que te gustaría hacer o cambiar y nunca has podido.  Ahora es tu momento.

  • Haz una lista sobre ti mismo. Una buena forma de empezar podría ser redactar una lista de nuestros puntos fuertes y de nuestros aspectos a mejorar. De esta manera, veremos de forma clara qué es lo que nos diferencia de los demás, cuál es nuestro valor añadido y potenciarlo, a la vez que podemos empezar a trabajar nuestros puntos menos fuertes.
  • ¿Hacia dónde quiero ir? Para poder orientar nuestros esfuerzos de una forma más estratégica es fundamental, aparte de saber de dónde venimos, saber a dónde queremos ir para trabajar en nuestras metas. Concéntrate en descubrir hacia dónde quieres enfocar tu carrera. Si quieres seguir por el camino que llevabas o quieres cambiarlo.  Es un buen momento para hacer cursos de especialización de esas nuevas áreas profesionales que queremos explorar, si ese fuera el caso, o de ponernos al día, renovándonos en las ya conocidas.
  • Metas claras y realistas. Una vez tengas claros los dos puntos anteriores ya habrás hecho la parte más complicada del proceso, pues ahora podemos partir de una buena base para comenzar la búsqueda. Conocemos nuestros puntos fuertes, estamos trabajando en mejorar otros aspectos y también sabemos hacia dónde queremos enfocar nuestra carrera y tenemos claro el objetivo a alcanzar. Se trata del momento de fijar metas a corto, medio y largo plazo y las acciones que nos lleven a conseguirlas. Una forma sencilla para averiguar qué acciones llevar a cabo es preguntándonos: ¿Qué debo mejorar? ¿Cómo podría mejorarlo? ¿Qué me falta para conseguir mi objetivo? ¿Qué debo hacer para conseguirlo? Casi sin darnos cuenta, esas respuestas serán las líneas de acción a seguir.
  • Contactos. Otra cuestión clave consiste en saber con qué colaboradores podemos contar, hacer memoria de aquellos ex compañeros, de trabajo o de la universidad, colaboradores o ex jefes con los que guardamos una buena relación y nos pueden ayudar en esta nueva etapa. Que haya personas que te conozcan, que te referencien y que hablen bien de ti es la mejor carta de presentación que podrás tener.
  • Buscar y estudiar las empresas donde nos gustaría trabajar. Antes de empezar a enviar el currículum, debemos hacer un estudio de las empresas de nuestro sector, cómo se trabaja en ellas, cuáles son sus valores, qué están haciendo actualmente y buscar cuáles consideramos que son más afines a nosotros y si realmente queremos trabajar ahí. De esta manera, nuestros esfuerzos se concentran y la búsqueda de un nuevo empleo será más efectiva, consiguiendo una mayor satisfacción si superamos su proceso de selección.

Durante este periodo, no debemos dejarnos dominar por los nervios. Todo lo contrario. Debemos intentar que no nos invada la desesperación por conseguir nuestro objetivo y nos veamos tentados a abandonar. Mejorar estos aspectos nos puede ir abriendo puertas y.. ¿quién sabe? Tal vez nos lleven al trabajo de nuestros sueños.

 

 

Aisha Medina Morales. Employer branding en everis. Contacta con Aisha vía Linkedin.

Tu comentario

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intenta también respetar a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, promocionales, ofensivos o ilegales serán editados y borrados.

Puedes usar algo de HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> . Los párrafos y los retornos de línea también se incluyen automáticamente.