Creciendo en la nueva economía digital

Mientras todos hablan del poder de las redes de las personas y de su impacto en la comunicación, el mundo cabalga a pasos agigantados hacia una nueva revolución. Pasaremos muy rápidamente por este universo de las redes conectadas de personas para adentraremos en la red conectada de las cosas. Pocas personas y entidades son conscientes de este nuevo escenario.

Vivimos en una revolución social actitudinal, lo que la diferencia enormemente del énfasis tecnológico que supuso la revolución digital. Quien triunfa no es quien implementa satisfactoriamente una tecnología, sino quien entiende que hay una nueva forma de expresarse, de entender las relaciones empresariales, de explotar la colaboración y de practicar la transparencia.

Aunque queda tiempo para ver, entender y asimilar estos cambios, el reto permanece aún inalterable: seguir tejiendo redes y conexiones de valor. Redes internas que fomenten nuevos usos de la comunicación, redes externas con todos los agentes y personas que rodean nuestro mundo profesional y personal.

Transformando desde el corazón del negocio

Este nuevo mundo totalmente conectado, inteligente y tecnificado abre enormes oportunidades de negocio gracias al despliegue de la tecnología digital inteligente en toda su extensión. Y las organizaciones tienen que asumir nuevos roles y generar nuevas formas de competir y hacer crecer su negocio. En este sentido, las organizaciones que estén más orientadas a la conceptualización y el diseño de nuevas soluciones, experiencias y servicios para el mundo cada vez más digital, obtendrán una mayor recompensa a sus actividades comerciales.

En estos momentos estamos asistiendo, y es sólo el comienzo, al cambio de las organizaciones empresariales y su relación con el entorno. De ese modo, el foco en el talento de las personas y el valor diferencial de su participación, hace que la transformación digital impacte en las nuevas formas de trabajo.

En el otro lado, los clientes demandan cada vez más un modelo de relación, servicio, atención y seguimiento diferente, inmediato, empático y confiable desde la absoluta transparencia. El conocimiento de toda la información relacionada con el cliente se presume esencial para competir en la nueva economía digital. En este entorno, el manejo de la ingente cantidad de datos que hay que procesar para situar al cliente como eje central, exigirá tener muy interiorizado la puesta en marcha de nuevos roles y perfiles alrededor de los análisis de datos y desplegar una estrategia de capacitación tecnológica alrededor de la inteligencia del negocio y los modelos de gestión del dato en toda su extensión.

Competir en la economía digital

Ante este escenario, es evidente que los retos son mayúsculos. Las compañías se enfrentan a ellos sin una hoja de ruta clara para competir en algunos casos y sobrevivir en muchos otros dentro de este nuevo entorno digital.

Los elementos claves para estar y ser relevante son:

  • Tener un posicionamiento claro dentro del mercado, apalancándolo sobre los modelos que permite el mundo digital. Saber a qué vamos a jugar y el valor que vamos a aportar.
  • Establecer las bases estructurales esenciales. Es decir, tener una estructura tecnológica avanzada acorde a nuestro posicionamiento, que permita incorporar todos los avances tecnológicos que nos acompañarán en los próximos años. Vamos a vivir periodos de explosiones tecnológicas de alto impacto.
  • Invertir de manera constante en la adaptación del grupo humano que compone la organización. Tanto desde las capacidades técnicas necesarias, como de las capacidades emocionales requeridas con el objetivo de lograr rendimientos excepcionales desde el punto de vista del desarrollo del talento hacia un desempeño volcado en el valor y no en la función.
  • Evolucionar hacia el “Digital Mindset”, hacia una nueva mentalidad digital. Incorporando los valores esenciales del mundo que nos rodea: la inmediatez, la transparencia, la apertura, la colaboración, la empatía son elementos claves que toda persona debe impulsar en la organización. Hoy más que nunca no hay que ser digital, conocer lo digital, sino Vivir en Digital. Este es quizás el punto más complejo de alcanzar. Las cosas se hacen y se harán de forma muy diferente a como hemos llevado a cabo tradicionalmente.

La transformación digital es, por tanto, un ámbito de cambio extraordinario que requiere tener una perspectiva correcta en su aplicación y adaptación a lo largo del tiempo.

Aquellas personas y compañías que entiendan como desarrollarse  y crecer en este nuevo escenario, tendrán un hueco dentro de la creciente economía digital.

 

Dioni Nespral es Digital Director en everis. Contacta con Dioni vía LinkedIn.

Tu comentario

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intenta también respetar a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, promocionales, ofensivos o ilegales serán editados y borrados.

Puedes usar algo de HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> . Los párrafos y los retornos de línea también se incluyen automáticamente.