Emprender a los 40

Siempre que uno se imagina la figura de un emprendedor le viene a la cabeza la de un joven recién titulado que, con muchas dosis de ilusión, quiere convencer a sus amigos, familiares y algunos locos que pasan por allí para que inviertan en su proyecto emprendedor (el famoso FFF, familiy, friends and fools, como sinónimo de fuente de financiación de en los estadios muy, muy tempranos). Bueno, esta imagen es muy bizarra pero conviene dar alguna luz al respecto…

Según el último informe del Global Entepreneuship Monitor (año 2010), liderado en España por el IE Busines School (www.ie.edu/gem), el porcentaje de población activa que se dedica a emprender es del 4,3%, con una reducción de casi un punto porcentual con respecto al año 2009. Este dato mide el número de población de entre 18 y 64 años que está involucrada en actividades empresariales con una antigüedad no superior a 3,5 años. Podría ser mejor, pero es comparable con nuestro entorno: somos más o menos igual de emprendedores que nuestros vecinos europeos.

Pero, ¿Y sobre la edad? Los datos de nuevo nos cambian algunas percepciones: el 80% de los emprendedores que mide esta encuesta son menores de 45 años, mientras que el 70% se sitúa entre los 25 y 45 años. Y lo que es más, los “maduritos” entre 35 y 45 años son más de un tercio del total.

Llegados a este punto hemos tumbado, al menos a tenor de ciertos datos provenientes de estudios prestigiosos que se elaboran desde hace más de 10 años, algunas ideas erróneamente asentadas. Ahí van dos: España no tiene cultura emprendedora y emprender es para jóvenes. Y  queda una muy importante: se emprende por necesidad al tener que buscar el autoempleo. De nuevo, la estadística es contundente: el 80% de los proyectos se basan en la identificación de una oportunidad de negocio y no en la necesidad de buscar empleo, aunque es cierto que ese porcentaje ha ido disminuyendo en nuestro país por el impacto de la crisis, hasta llegar al 73%. Podemos afirmar que se emprende cuando se avista un negocio en el horizonte, ese es el principal factor.

En este punto me gustaría añadir mi propia visión. Yo este año hago 41 años y aunque mi aspecto juvenil denote lo contrario, ya entro en ese colectivo de “maduritos” emprendedores. Pues bien, el año pasado decidí embarcarme en el proceso de definir y lanzar i-deals como empresa del Grupo everis. ¿Qué me motivó? Sobre todo tener la oportunidad de crear y liderar algo a la vez que persigo materializar mis sueños. Si, suena muy poético, pero creo que el emprendimiento, aunque lo guíe un motivo o idea de negocio, es en el fondo una actitud muy personal, que tiene que ver más con el corazón que con el cerebro.

El trabajo del emprendedor es duro y te acechan los miedos. Yo los tengo. Cuando con 25 años empecé a trabajar en este sector hacía a frente a lo que fuera, me sobraba energía y capacidad para equivocarme, aprender, volver a equivocarme y crecer. Ahora, cuando ya has ido quemando etapas, tienes que hacer frente a tus propias barreras: ¿Estaré a la altura? Si la respuesta es afirmativa el camino merece la pena, no en vano, todos los que salimos al campo sabemos que las mejores vistas requieren, por lo general, de una larga marcha. Ya sabemos: “los caminos fáciles no llevan lejos” (proverbio chino)… ¡¡Animaros!!

Imagen: Flickr aabrilru

Ángel Sánchez – Director General de i-deals. Contacta con Ángel via twitter

4 comentarios a esta entrada

  • Wences - Vexlan el 11 mayo, 2011 a las 16:22

    Completamente de acuerdo con que la percepción de emprendedor poco tiene que ver con la realidad. El motivo de este desfase entre la percepción colectiva y la realidad debe tener que ver con la dominación informativa relacionada con proyectos de Internet, nuevas tecnologías que están consiguiendo mayor cobertura que los emprendimientos serenos de aquellos que hemos salido a emprender con edades más maduras.

    Desde luego a mi, y después de mi experiencia, me resulta muy díficil pensar emprender sin un bagaje de experiencia aunque reconozco que resulta fundamental estar en situación de “equivocarse rápido”.

  • Blanca el 11 mayo, 2011 a las 21:45

    Como bien dicen “no guts, no glory”.
    i-deals es una gran idea, un nicho de negocio no explotado en España y desde luego con un genial emprendedor y currante al mando
    mucha suerte y mucho ánimo que a los 40 se es joven !!

  • Expatriado el 9 agosto, 2011 a las 12:59

    Ya hace algunos años que recibí de ti un cinturón vrde. Ahora, lejos de everis y de la consultoría, en la tierra de los cinturones de colores, leo esta entrada y te deseo buen viento y buena suerte.

    Eso si, ¡el imperativo en español se escribe con “d”!. Cambia ese “animaros”, por favor.

  • Jorge-conferencias cursos el 30 julio, 2014 a las 16:51

    Me gusto el artículo, quisiera agregar que no basta con tener un buen proyecto se tiene que conocer otros aspectos como el marketing, ventas, atención a clientes, administración, pago de impuestos entre otras cosas más. Muchos buenos proyectos mueren solo siendo una buena idea porque no hay un proceso profesional de implementación.

Tu comentario

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intenta también respetar a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, promocionales, ofensivos o ilegales serán editados y borrados.

Puedes usar algo de HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> . Los párrafos y los retornos de línea también se incluyen automáticamente.