En busca de la flexibilidad

La transformación social y del entorno profesional que estamos viviendo en las empresas hace que las diferentes fórmulas para conciliar la vida personal y profesional sean cada vez más demandadas por los empleados, llegando a ser uno de los aspectos más valorados en un puesto de trabajo hoy en día. Gracias a las nuevas tecnologías de la información y comunicación, el teletrabajo es una de las opciones a la que pueden acogerse los empleados que necesiten una mayor flexibilidad, para poder compatibilizar su trabajo con sus quehaceres diarios.

La implementación del trabajo a distancia en España está siendo un proceso lento. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), sólo el 27% de las empresas españolas apuestan por el teletrabajo y entre ellas solamente un 10% de los empleados ejerce el teletrabajo, muy por debajo de la media europea.

everis lleva unos años apostando fuertemente por implementar el teletrabajo en sus equipos. Las solicitudes para teletrabajar han crecido exponencialmente durante los dos años anteriores y los resultados están siendo muy positivos, llegando incluso a alcanzar el 20% de los empleados que trabajan a distancia de forma habitual u ocasionalmente. Además de alcanzar esta cifra, se han ido rompiendo barreras poco a poco, y a día de hoy se respira una cultura empresarial mucho más flexible, donde trabajar en remoto ya no es algo excepcional, sino una modalidad más.

Hemos podido observar que los beneficios para el teletrabajador van mucho más allá de ganar una mayor libertad para adaptar la jornada laboral a sus necesidades. También le va a permitir ahorrar tiempo y dinero al evitar desplazamientos, ganando en calidad de vida y consiguiendo estar más motivado, lo que se reflejará en un aumento de productividad. Además, la compañía puede reducir tiempo y costes en espacio e instalaciones, reducir el absentismo y contribuir a retener el talento. El teletrabajo incluso puede ayudar a romper el techo de cristal a aquellas mujeres que optan a puestos de mayor responsabilidad y cuyo freno, según algunos estudios, es la cultura presencialista, en la que cuentan más las horas en la oficina que los propios resultados.

Entonces, ¿por qué no se facilita el teletrabajo en mayor medida en las empresas?

Aunque las ventajas del teletrabajo son evidentes, tanto para el empleado como para la empresa, todavía hay reticencias en algunos sectores a la hora de implementarlo. La cultura del presentismo y el control excesivo hacia el equipo siguen pesando demasiado en la manera de gestionarse.

Y es que para llevar a cabo el teletrabajo hay algunos aspectos que habría que tener en cuenta, tanto para el teletrabajador, como para el gestor de equipos que teletrabajan. Es recomendable tener unos horarios definidos y una rutina, mantener una comunicación fluida en el equipo con la ayuda de las herramientas tecnológicas disponibles, no perder del todo el contacto físico con la oficina y aclarar los objetivos tanto grupales como individuales, además de hacer seguimiento de los mismos. La gestión por objetivos no es una práctica habitual en la mayoría de organizaciones y al no existir objetivos compartidos en un equipo y no hacer su seguimiento, no es fácil medir la eficacia del teletrabajo y, por tanto, surgen dudas e inseguridades a la hora de empezar a implementarlo.

Vistos los resultados tan positivos en muchos equipos de diversa índole en everis, la compañía quiere continuar evolucionando hacia una cultura focalizada en la eficacia y eficiencia en los resultados, impulsando la innovación y flexibilizando la autonomía de las personas más que los propios horarios, apostando por crear un ambiente laboral de confianza y llevando a la práctica el valor de “libertad responsable”. Buscamos el bienestar de las personas que forman parte de la compañía y tenemos constancia de que cuando los empleados están satisfechos y motivados, su compromiso aumenta y, por tanto, se realiza una mejor labor profesional.

Únicamente de esta manera podremos continuar mirando al futuro en este sentido y seguir apostando por implementar nuevas modalidades profesionales, como el horario flexible que ya está empezando a ser una realidad en algunos equipos de everis y que esperamos llegue a expandirse a muchos más a corto plazo.

Así mismo, las últimas tendencias de las empresas referentes en conciliación y flexibilidad están apuntando hacia una nueva metodología que busca la eficacia y productividad denominada trabajo inteligente o smartworking la cual permite a los profesionales escoger dónde y cuándo van a desempeñar sus funciones. Para llevarla a cabo es fundamental conocer ampliamente los objetivos que se deben alcanzar y apoyarse en las nuevas tecnologías. Es cuestión de tiempo que se implanten como método habitual de trabajo en las organizaciones, por tanto debemos tener una mente abierta y una actitud receptiva y dispuesta al cambio.

Y tú, ¿te has planteado trabajar desde casa algún día de la semana? ¿Qué es lo que te impide? ¿Y si pruebas a realizarlo y valoras después los resultados obtenidos? ¿Has pensado en la comodidad de trabajar en tu casa como valor añadido a tus funciones? ¿No crees que serías más productivo teletrabajando sin las interrupciones diarias? ¿Cuánto valoras tu tiempo?

Olaia González es Improving employee experience en everis. Contacta con Olaia vía Linkedin.

Improving employee experience

Tu comentario

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intenta también respetar a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, promocionales, ofensivos o ilegales serán editados y borrados.

Puedes usar algo de HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> . Los párrafos y los retornos de línea también se incluyen automáticamente.