Tag “ sexting ”

Lo que se hace en la vida real es lo que hay que hacer en el ciberespacio

Los más pequeños acceden a la Red y a la tecnología desde edades cada vez más tempranas. Las puertas del ciberespacio les ayudan a desarrollar actitudes y aptitudes que complementan las de su vida 1.0 o “presencial”. En muchas ocasiones incluso tienen más libertad y autonomía digital y virtual (desde dispositivos online u offline) que en su propia vida real, por eso les atrae tanto. Internet no es solo una tecnología como para los más adultos. Forma parte de sus medios de comunicación y no conciben vivir sin ello.
Leer el resto

… No hablarás con extraños

Caperucita Roja por el bosque, se encuentra al lobo feroz y él le pregunta: ¿A dónde vas niña? Y ella le dice: ¡A usted que le importa! Y él dice: cómo ha cambiado este cuento. Riesgos y oportunidades en la red y caperucita tienen mucho en común sin parecerlo.

Cuando se trata de la protección de la infancia y la adolescencia, todo lo que podamos hacer es poco. Depredadores y víctimas pueden estar cerca o a cientos de kilómetros, conocerse online y reconocerse… o no. Los retos que los más pequeños afrontan en su vida online son tan atractivos o más para ellos que para un adulto. ¿Cómo va caperucita a renuncia a cruzar el bosque en un día radiante? Como anhela sentirse útil y asumir la responsabilidad de llevarle la cesta a su abuela enferma. Su madre ya confía en ella, ya es mayor y la pequeña escucha los consejos de rigor que conoce ya de memoria antes de partir. Una vez sola, en el camino, responsable pero demasiado inocente, no consigue valorar los peligros. Una sucesión de imprevistos impensables para ella la meten en un buen lío del que se libra por los pelos. Como toda buena fábula… todo acaba bien. El fuerte cazador lo arregla todo. El dramatismo puede resultar exagerado pero guarda semejanza con la actitud de un preadolescente ante la red. De los padres, o de la autoridad cibernética. Debemos velar para que en nuestros hogares el cuento se transforme en chiste. Tienen que aprender a mandar al lobo a paseo, y después a disfrutar del encargo y del camino. Leer el resto