Tag “ talento ”

Felicidad

Empecé Psicología pensando en esquizofrenias y trastornos obsesivos-compulsivos. Mientras crecía y aprendía en este mundo, me presentaron la Psicología Social, algo que me apasionó; aunque esta ciencia estaba guardándome aún la sorpresa a la que hoy me dedico: el increíble mundo de los Recursos Humanos. Lo llaman Recursos Humanos, pero a mí me gusta más hablar de personas, de su talento y de su desarrollo.

Parece que fue ayer cuando me enviaron el billete para subir a este barco, pero hace ya más de un año que formo parte de la familia everis. Comenzaban las prácticas y el primer día los nervios me consumían. Casualmente, mi actual compañera María (quién me entrevistó en su día) me recogió y me dio la bienvenida con una sonrisa. La sorpresa vino cuando llegué a mi sitio. Todo el equipo me estaba esperando y me sorprendió, para bien, la acogida tan cálida y sincera que me hicieron.

Durante el desarrollo de mis prácticas, todos y cada uno de ellos se volcaron conmigo. Me ayudaban, me explicaban las veces que hiciera falta lo que no entendía, identificaban mis errores y me aconsejaban sobre cómo mejorarlos. Desarrollaron su paciencia hasta el 200 por cien pero lo más importante, confiaron en mí. Al principio, es complicado sentirte parte de un equipo ya formado previamente, pero en everis no dio tiempo a darme cuenta: ya formaba parte del equipo desde mucho antes. Aportaba ideas, me pedían opinión e incluso a veces les enseñaba cosas en los que yo me había especializado más.

A parte del buen ambiente y la generosidad exigente (uno de los principales valores de everis), si tuviera que destacar algo de las prácticas sería la flexibilidad y la implicación continua con la universidad. “Acabar tus estudios es lo importante ahora” me dijeron el segundo día de prácticas y al poco tiempo pude comprobarlo. Si tenía una tutoría, un examen importante o estaba agobiada con trabajos de la universidad, con tan solo pronunciarlo, las soluciones saltaban. La posibilidad de organizar tu tiempo en función de tus necesidades es estupendo y ayuda a compatibilizar de manera fácil y sencilla los estudios con una experiencia laboral.

En cuanto a la implicación, no sólo de mis compañeros directos, sino del equipo everis en general; ha habido muchas personas que sin conocerme y con un simple correo, me han ayudado con trabajos aplicados de la universidad, por ejemplo, dedicándome todo su tiempo y predisposición.

A medida que pasaba el tiempo, me encargaba de tareas diferentes, depositaban en mí mayor responsabilidad, mi curva de aprendizaje se disparaba, mi interés aumentaba, estaba contenta y cada día, a pesar del madrugón, me levantaba con ganas de comenzar. Finalmente, una mañana como todas las demás, me llamaron para entregarme la carta que hablaba sobre mi incorporación a la compañía con un ¡¡contrato de trabajo!! Me emocionó tanto que ni me lo creía. Ahora solo queda continuar este camino, cometiendo errores, pero aprendiendo para llegar a ser una gran profesional.

Hoy quería dar las gracias por esta oportunidad y especialmente a todo mi equipo por ayudarme a conseguirlo: parte de esta felicidad que hoy siento se debe a vosotros.

Alba Andrino, Recruiter intern everis. Contacta con Alba vía Linkedin.

Empecé Psicología pensando en esquizofrenias y trastornos obsesivos-compulsivos. Mientras crecía y aprendía en este mundo, me presentaron la Psicología Social, algo que me apasionó. Si bien, esta ciencia estaba guardándome aún la sorpresa a la que hoy me dedico: el increíble mundo de los Recursos Humanos. Lo llaman Recursos Humanos, pero a mí me gusta más hablar de personas, de su talento y de su desarrollo.

Parece que fue ayer cuando me enviaron el billete para subir a este barco, pero hace ya más de un año que formo parte de la familia everis. Comenzaban las prácticas y el primer día los nervios me consumían. Casualmente, mi actual compañera María (quién me entrevistó en su día) me recogió y me dio la bienvenida con una sonrisa. La sorpresa vino cuando llegué a mi sitio. Todo el equipo me estaba esperando y me sorprendió, para bien, la acogida tan cálida y sincera que me hicieron.

Durante el desarrollo de mis prácticas, todos y cada uno de ellos se volcaron conmigo. Me ayudaban, me explicaban las veces que hiciera falta lo que no entendía, identificaban mis errores y me aconsejaban sobre cómo mejorarlos. Desarrollaron su paciencia hasta el 200 por cien pero lo más importante, confiaron en mí. Al principio, es complicado sentirte parte de un equipo ya formado previamente, pero en everis no dio tiempo a darme cuenta: ya formaba parte del equipo desde mucho antes. Aportaba ideas, me pedían opinión e incluso a veces les enseñaba cosas en los que yo me había especializado más.

A parte del buen ambiente y la generosidad exigente (uno de los principales valores de everis), si tuviera que destacar algo de las prácticas sería la flexibilidad y la implicación continua con la Universidad. “Acabar tus estudios es lo importante ahora” me dijeron el segundo día de prácticas y al poco tiempo pude comprobarlo. Si tenía una tutoría, un examen importante o estaba agobiada con trabajos de la Universidad, con tan solo pronunciarlo, las soluciones saltaban. Esa posibilidad de organizar tu tiempo en función de tus necesidades mola y ayuda a compatibilizar de manera fácil y sencilla los estudios con una experiencia laboral. En cuanto a la implicación, no solo de mis compañeros directos, sino del equipo everis en general. Ha habido muchas personas que sin conocerme y con un simple correo, me han ayudado con trabajos aplicados de la Universidad, por ejemplo, dedicándome todo su tiempo y predisposición.

A medida que pasaba el tiempo, me encargaba de tareas diferentes, depositaban en mí mayor responsabilidad, mi curva de aprendizaje se disparaba, mi interés aumentaba, estaba contenta y cada día, a pesar del madrugón, me levantaba con ganas de comenzar. Finalmente, una mañana como todas las demás, me llamaron para entregarme la carta que hablaba sobre mi incorporación a la compañía con un ¡¡contrato de trabajo!! Me emocionó tanto que ni me lo creía. Ahora solo queda continuar este camino, cometiendo errores, pero aprendiendo para llegar a ser una gran profesional.

Hoy quería dar las gracias por esta oportunidad y especialmente a todo mi equipo por ayudarme a conseguirlo: parte de esta felicidad que hoy siento se debe a vosotros. Empecé Psicología pensando en esquizofrenias y trastornos obsesivos-compulsivos. Mientras crecía y aprendía en este mundo, me presentaron la Psicología Social, algo que me apasionó. Si bien, esta ciencia estaba guardándome aún la sorpresa a la que hoy me dedico: el increíble mundo de los Recursos Humanos. Lo llaman Recursos Humanos, pero a mí me gusta más hablar de personas, de su talento y de su desarrollo.

 

Parece que fue ayer cuando me enviaron el billete para subir a este barco, pero hace ya más de un año que formo parte de la familia everis. Comenzaban las prácticas y el primer día los nervios me consumían. Casualmente, mi actual compañera María (quién me entrevistó en su día) me recogió y me dio la bienvenida con una sonrisa. La sorpresa vino cuando llegué a mi sitio. Todo el equipo me estaba esperando y me sorprendió, para bien, la acogida tan cálida y sincera que me hicieron.

Durante el desarrollo de mis prácticas, todos y cada uno de ellos se volcaron conmigo. Me ayudaban, me explicaban las veces que hiciera falta lo que no entendía, identificaban mis errores y me aconsejaban sobre cómo mejorarlos. Desarrollaron su paciencia hasta el 200 por cien pero lo más importante, confiaron en mí. Al principio, es complicado sentirte parte de un equipo ya formado previamente, pero en everis no dio tiempo a darme cuenta: ya formaba parte del equipo desde mucho antes. Aportaba ideas, me pedían opinión e incluso a veces les enseñaba cosas en los que yo me había especializado más.

A parte del buen ambiente y la generosidad exigente (uno de los principales valores de everis), si tuviera que destacar algo de las prácticas sería la flexibilidad y la implicación continua con la Universidad. “Acabar tus estudios es lo importante ahora” me dijeron el segundo día de prácticas y al poco tiempo pude comprobarlo. Si tenía una tutoría, un examen importante o estaba agobiada con trabajos de la Universidad, con tan solo pronunciarlo, las soluciones saltaban. Esa posibilidad de organizar tu tiempo en función de tus necesidades mola y ayuda a compatibilizar de manera fácil y sencilla los estudios con una experiencia laboral. En cuanto a la implicación, no solo de mis compañeros directos, sino del equipo everis en general. Ha habido muchas personas que sin conocerme y con un simple correo, me han ayudado con trabajos aplicados de la Universidad, por ejemplo, dedicándome todo su tiempo y predisposición.

A medida que pasaba el tiempo, me encargaba de tareas diferentes, depositaban en mí mayor responsabilidad, mi curva de aprendizaje se disparaba, mi interés aumentaba, estaba contenta y cada día, a pesar del madrugón, me levantaba con ganas de comenzar. Finalmente, una mañana como todas las demás, me llamaron para entregarme la carta que hablaba sobre mi incorporación a la compañía con un ¡¡contrato de trabajo!! Me emocionó tanto que ni me lo creía. Ahora solo queda continuar este camino, cometiendo errores, pero aprendiendo para llegar a ser una gran profesional.

 

Hoy quería dar las gracias por esta oportunidad y especialmente a todo mi equipo por ayudarme a conseguirlo: parte de esta felicidad que hoy siento se debe a vosotros.

Referenciar o no referenciar, he ahí la cuestión


Estar en el mundo de los recursos humanos hace que mucha gente, cuando busca trabajo, te pase su curriculum: los hijos de las amigas de tu madre, los primos lejanos, los novios de tus amigas, el conocido del conocido… y un sinfín de relaciones concernientes a tu círculo social no cercano. Personalmente, me encanta que piensen en mi para ofrecer su preciado CV, ¡su vida profesional! No obstante, siempre es recomendable informarse sobre si la empresa en que trabajo tiene relación con lo que buscan, ya que, en  caso contrario, difícilmente podré ayudarles.

Leer el resto

El gran salto a tu futuro

 

Puedo imaginar, incluso puedo sentir la emoción que sentís los más de 100 estudiantes que participáis en el Jumping Talent de Universia. Ese gran salto, que da vértigo, al mundo laboral.

Leer el resto

Entrevista a Ángel Gutiérrez Borjabad sobre su participación en Insurance Innovation & Talent Transformation

La industria aseguradora, al igual que otras industrias tradicionales, deben reflexionar profundamente sobre cómo transformar su modelo de negocio para integrar las nuevas tecnologías exponenciales, así como dar respuesta a las nuevas tendencias de consumo que empiezan a ser adoptadas por la sociedad.

El principal reto se encuentra en la reinvención del modelo de negocio, no será suficiente con introducir mejoras en el modelo actual. Las reglas del juego ya no son las que teníamos hasta hace unos años, ahora las reglas las marcan los voraces gigantes tecnológicos y la efervescencia del ecosistema global de startups. Reinventan industrias enteras en ventanas temporales muy reducidas, la clave es su agilidad y habilidad para integrar tecnología en el modelo de negocio.

Fintech, Home Connected, Vehicle Connected, Individual Connected, Health Connected,… todas  estas tecnologías impactarán fuertemente en la industria aseguradora.

Entrevista completa a Ángel Gutiérrez Borjabad sobre su participación en Insurance Innovation & Talent Transformation.

 

 

Innovación y talento: dos retos en uno para el sector asegurador

Cerca de la celebración del próximo encuentro internacional Insurance Innovation & Talent Transformation que tendrá lugar en Madrid el 20 de abril de 2016,  dirigido a todos los dirigentes del seguro tanto de  compañías como instituciones, bancos, corredurías y consultorías,  Bruno Abril, Global Head of Insurance everis, NTT Data Company, que es el principal patrocinador del evento, comparte en un artículo las claves del momento de la innovación aseguradora y su gran revolución, basada en la necesidad de contar con personas con talento para lograr la transformación del sector a través de la innovación, factor de mejora esencial para competir.

 

Bruno Abril explica entre otros factores cómo el fundamental y el que más  marca la forma determinante el éxito de la senda de la innovación es el talento: la manera en que las compañías compitan para dotarse del mejor talento será sin lugar a dudas un factor clave de su éxito. Artículo completo.