Languages

suscríbete

Title

El orgullo de ser único

people

Title

28 de junio de 2019

Contar con un ambiente inclusivo y respetuoso en las organizaciones, donde se valore el talento sin importar la identidad, expresión de género y orientación sexual se da por hecho. La normalización de la comunidad LGBT+ (siglas que designan colectivamente a lesbianas, gays, bisexuales, personas transgénero y otros colectivos dentro de esta comunidad) está ya en el ADN de muchas compañías y forma parte de sus códigos éticos, en la mayor parte de los casos. Sin embargo, a pesar de ello, “salir del armario” en el entorno laboral no siempre es una opción viable, en muchas ocasiones por voluntad propia y en otras por miedo al rechazo y a los prejuicios.

Tenemos una filosofía, y es que “lo que crees, creas”. Si crees en la diversidad, contagias diversidad. A veces  es solo cuestión de alzar la mano, de que un líder, referente o directivo no tenga ningún problema en visibilizar su pertenencia al colectivo LGBT+. Pero la realidad arroja otros datos y se calcula que más de la mitad de los profesionales LGBT+ de las compañías, tanto en Europa como en EEUU, prefieren no revelar su orientación sexual o identidad de género en el entorno profesional.

Hemos querido hablar con tres profesionales de everis para que nos cuenten, desde su condición LGBT+, su experiencia en la casa. Son 3 historias únicas entre más de 21.000 historias únicas, dentro de la realidad de una compañía.

Sandra Verónica Bravo es psicóloga, trabaja en el equipo de People de la oficina de everis en México desde hace dos años y se dedica a facilitar la vida a los demás creando iniciativas de gestión de recursos humanos, estrategias y nuevas políticas para hacer de everis el  mejor lugar para trabajar.

Desde la primera reunión a la que asistí con mi equipo me presenté poniendo por delante mi condición de homosexual sin problema. No es que vaya contando a todo el mundo que soy gay, pero en el lugar de trabajo se pasa mucho tiempo y me parecía importante compartirlo. Creo que esto es justo lo que hace falta, personas con el valor de contarlo. La condición de gay no es visible en muchas personas y no es positivo”.

Sandra explica que ser uno mismo es un beneficio para la compañía, supone ser más productivo, ser más feliz, trabajar sin miedo y sin presiones. También pone en valor que algunos países son más machistas que otros y existen más miedos, y que el propio colectivo LGBT+ debería estar más unido.

Sandra lanza dos mensajes importantes. Por un lado, que la unicidad es una garantía para ser felices y por ello “no hay que buscar caer bien a todos, no somos una moneda de oro”.

 

“Las personas se esconden por miedo al rechazo de los demás, no de la compañía”

Otra historia única es la Jonathan Jesús Albinagorta, licenciado en Administración y aficionado a la transformación; le gusta el arte, canta, baila y participa en distintas actividades sociales, además de colaborar con una ONG donde organiza actividades de concienciación para prevenir el contagio de VIH. Se unió a everis hace un año y medio y su proyecto es para el sector financiero desde el Hub de Lima. Jonathan explica que su experiencia en everis ha sido muy buena, que siempre ha tenido carta blanca para mostrar sus ideas y talentos. En Perú se ha creado la red de influencers de clima, que están conectados con el área de People, que tienen liderazgo en su entorno y ayudan a impulsar las iniciativas de Recursos Humanos de forma directa en sus contextos y elevar el feedback a la dirección.

Las personas se esconden por miedo al rechazo de los demás, pero esconderse incrementa el miedo. Hay que tener la mente abierta”.

Hacer capacitaciones, workshops e iniciativas en pro de la diversidad en general, es una buena práctica.

 

 “Falta empatía”

La tercera historia es la que vive Cilas Warne Silva; está casado con Flavio, se está planteando la opción de adoptar, y tiene siempre abiertas las puerta de su casa a su gente.  Es manager de BPO en Sao Paolo y su cometido en everis es liderar operaciones de RRHH y finanzas. Cilas habla abiertamente de su vida y condición sexual y destaca de everis su misión y valores como compañía.

Para Cilas desde el ámbito empresarial debe haber información, formación, y una labor de sensibilización y concienciación. Aunque él muestra su sexualidad sin tabúes, conoce otras personas que no se sienten tan cómodas para mostrarse abiertamente. Organizar eventos para conciencia de todas las diversidades que nos rodean, sexos, razas, nacionalidades y culturas aumenta la vinculación de forma directa.

Respecto a las mujeres lesbianas corrobora las palabras de Sandra: “lo tienen más difícil en general y, en particular, en aquellos países donde la sociedad aún conserva tintes machistas. Hay un estigma casi tangible, cuando una mujer dice que es lesbiana parece que estuviera anunciando  al mundo que es menos femenina o que no ha encontrado aún el hombre que la haga sentir mujer. Nada más lejos de la realidad”.

A este respecto Cilas añade que “falta empatía, falta ponerse en el lugar del otro por un día. Todo cambio en este sentido empieza por el respeto a uno mismo y en el caso de Brasil aún hay muchos prejuicios”.

Al colectivo LGBT+ Cilas lanza un mensaje claro, “conquista tu espacio”. Respétate y respeta y el resto te respetará. Cuando respeto y empatía se integran las personas se ven a sí mismas y no en base a sus diferencias estereotipadas.

Para Sandra, Jonathan y Cilas, es importante la visibilidad por varias razones, tanto para mostrar sensibilidad como para potenciar el desarrollo del talento, crecer y “ser visto”, porque lo que no se ve es como que no existiera.

Categorías

0 Comentarios

Deja tu comentario