Languages

suscríbete
¿Quieres trabajar EN una empresa o CON una gran compañía?

Title

¿Quieres trabajar en una empresa o con una gran compañía?

people

Title

25 de noviembre de 2015

Todas las empresas tenemos que adaptarnos con mucha agilidad y flexibilidad a la infinidad de cambios que sufren continuamente las economías, la sociedad y la tecnología. Este escenario de evolución permanente hará que en 20 años se hayan creado nuevas profesiones y formas de trabajar que ni siquiera somos capaces de imaginar ahora mismo. Aun así, podemos predecir las tendencias en recursos humanos para los próximos años.

Es evidente que en este frenético panorama no todos los mercados y modelos de negocio son igual de sensibles a la velocidad del cambio, ni son aplicables las mismas prácticas en la gestión de personas cuando se trata de buscar la máxima aportación de valor. Pero todos tenemos un punto en común: donde haya personas hay seres humanos integrales, únicos, que han de adaptarse a los cambios para sobrevivir y para dar lo mejor de cada uno con el fin de mejorar la sociedad a través de las empresas.

El hecho de que las empresas de servicios tengan como principal activo el talento hace que éstas se conviertan en entornos de alta complejidad, casi sistemas vivos, donde la verdadera clave del negocio radica en crear el contexto donde se encuentran las inquietudes y aspiraciones únicas de los profesionales, con la imprescindible creación de valor al cliente y al mercado, preservando el cumplimiento de los compromisos.

De la mejor empresa “en” la que trabajar a la mejor empresa “con” la que trabajar

Nos encontramos ante un cambio de paradigma respecto al talento de las personas. El mundo en el que vivimos es cada vez más global y estamos volviendo a la tendencia de los expertos artesanos. Es decir, talento altamente cualificado, sobre todo en el sector tecnológico. Además, ahora, el talento está donde quiere estar y quiere poder elegir “con” quien trabajar.

Esto implica reconfigurar los modelos de gestión de personas, propios de las áreas de Recursos Humanos, reorientando nuestro foco principal en atraer, cuidar y retener el talento dentro de la compañía. De esta forma podremos convertirlo en una cuestión de negocio, con el objetivo de ser la mejor empresa con la que trabajar.

Esto implica seguir manteniendo nuestros esfuerzos en fidelizar a los profesionales dentro de la compañía y ampliar, al mismo tiempo, el atractivo a otras empresas de nicho y freelance con quienes colaborar, así como al crowdtalent.

Sin duda, es la mejor forma de mantener la aportación de valor y la competitividad, preservando que cada persona contribuya con aquello que es su talento natural o su don. Los valores fundamentales aquí son la colaboración, la generosidad y la transparencia, todos ellos valores que implican reciprocidad.

En esta línea, podríamos citar como ejemplo la creación de una red de freelances fidelizados, que reúnan una condición necesaria aunque no suficiente: su competencia profesional. A esto le añadimos que compartan el proyecto y propósito y los valores de compañía. El mismo proceso seguimos cuando se trata de empresas de nicho con las que acometer proyectos o empresas conjuntas.

El crowdtalent es una realidad para millones de personas y numerosas compañías

Partir un proyecto en trozos y que cada parte se haga en lugares diferentes del mundo, por profesionales propios y ajenos, ya es una realidad. Pensando en un mundo aún más global y abierto, encontramos que en 2014 el 85% de las mejores marcas internacionales ha recurrido al crowsourcing en esta década.

El crowdtalent ha venido para quedarse. Ya son más de 9 millones de freelances con los que cuenta upwork, casi 900.000 en el caso de topcoder y más de 330.000 son los data scientists en kaggle. Complementar las capacidades internas con el talento en la red ya es una realidad. En este entorno se habla el lenguaje del reto y de la competición incentivada como medio para superar los límites de la organización e incorporar a la aportación de valor el talento externo. La clave aquí es el propósito último del reto y cómo se conecta con los propósitos individuales de los talentos en red.

En el fondo, estamos hablando de que el talento único de cada persona no tiene límites para impactar positivamente en la sociedad y crear valor. Por tanto, el reto de las empresas y en concreto de las áreas de Recursos Humanos, es que el mejor talento quiera elegirte a ti como compañero de viaje o como vehículo.

Categorías

0 Comentarios

Deja tu comentario