Languages

Post Japón

Title

Japón y España: 150 años unidos, a 10.000 km de distancia

people

Title

24 de octubre de 2018

El choque cultural ha sido siempre un elemento inspirador en el ámbito artístico, dando lugar a inolvidables historias, donde los comportamientos humanos y las diferencias lingüísticas han sido pilares esenciales de grandes tramas. Precisamente, muchas de estas historias han tenido como eje central la diferencia entre Oriente y Occidente.

Ese enorme contraste entre dos mundos, llevado al ámbito empresarial, plantea un monumental desafío como el que NTT DATA y everis han asumido desde el año 2014. La integración de ambas compañías implicaba un gran reto: fusionar dos culturas corporativas diferentes, separadas por más de 10.000 kilómetros.

Y bajo esa premisa nació la InTO, como Oficina de Integración y Transformación (InTO) para que ayudase a facilitar la colaboración entre las áreas de negocio y de soporte de everis y el resto de organizaciones de NTT DATA y NTT Group, con las que estamos llamados a coordinarnos. Con la última organización de everis, la oficina ha evolucionado hacia el área de Synergies & Collaborations, que como su nombre indica, busca encontrar el mejor valor añadido en las colaboraciones mutuas. Esto ha sido posible gracias a que con el paso del tiempo se han generado, desarrollado y estabilizado todo tipo de imbricaciones entre everis y el resto de la familia NTT DATA.

Podemos decir, que lo ha sucedido es que ambas partes hemos sacado lo mejor de nosotros para aportar lo máximo al otro. Y durante ese proceso, nos ha dado tiempo a conocernos mucho.

Las organizaciones: ¿qué se espera de mí?

En Japón los superiores esperan que sean las personas en rangos inferiores quienes tomen las medidas oportunas para coordinarse entre todos los departamentos y presenten soluciones a los problemas. Los responsables, en su correspondiente nivel, se ponen de acuerdo entre sí para proponer al eslabón superior la solución consensuada sobre la base de la información que le llega de “abajo”. A este sistema se le denomina sistema Ringi y promueve que las decisiones lleguen de abajo a arriba de forma consensuada.

En España, la mecánica es opuesta y son los máximos responsables quienes ofrecen las directrices y quienes tienen la misión de resolver los posibles problemas que puedan tener los empleados. En definitiva, en caso de tener dudas, todos preguntan hacia “arriba” desde donde se deben resolver dudas y se ofrecen las directrices de actuación.

Entender ambos sistemas de toma decisiones es clave para engarzar formas diferentes de llegar a acuerdos y  propiciar que las cosas “pasen”.

La experiencia, más que un grado

En la cultura japonesa la experiencia es más que un grado, y se respeta profundamente. Si un profesional inició su trayectoria en la empresa antes que tú, es más senior que tú, lo que significa que aplicarás un decoro mayor al tratarse de alguien con más experiencia en la compañía. Esta filosofía es tan importante que, previamente al inicio de una reunión se intercambian tarjetas con el objetivo de saber quién es la persona más senior del grupo, y por tanto, poder actuar en consecuencia. Incluso hay un protocolo para dar la tarjeta de visita. Se muestra cogiendo la tarjeta con ambas manos, con la letra de cara a la persona a la que das la tarjeta, para facilitarle la lectura y, cuando se dan al tiempo la persona más senior la entrega, de tal modo que queda por encima de la otra.

La comunicación

Evitar una negativa es otra máxima en la cultura japonesa en tanto se persigue la felicidad colectiva por encima de la felicidad individual. Oculta lo que piensas si tu opinión va a molestar a la otra persona. Cuantifica y sé objetivo.

En España la frontera entre lo que piensas y lo que dices, normalmente, es muy delgada, en parte porque se suele poner gran dosis de emotividad a lo que expresa. Cualifica y “vive” lo que dices. Esta manera de actuar y de sentir es un rasgo común que se hace visible en las reuniones, donde en muchos casos, alguien intentará hablar antes de que logre terminar lo que quiere decir. No es raro observar como unas dos o tres personas se interrumpen para expresar sus propias opiniones. Sucede porque en la cultura española es importante poder comentar los puntos de vista de manera oportuna. Por el contario, en Japón,  se escucha primero lo que dicen los demás, dedicar tiempo a digerir y comprender el significado y comentar nuestras opiniones.

Es evidente que las diferencias culturales son profundas pero, al mismo tiempo, esa brecha es un enorme reto que hace que la aventura de trabajar en una compañía con estas características, sea  más emocionante. Hoy en día, en el Grupo NTT DATA, tenemos casi 118.000 empleados que trabajan en diversos países y regiones de todo el mundo y, por eso, tenemos que seguir trabajando hasta que nosotros y ellos, dejemos de ser ELLOS y NOSOTROS.

Categorías

0 Comentarios

Deja tu comentario

Post relacionados

Carlos Galve
Carlos Galve
477
innovación
Borja Piñeiro
143
people

Los más leídos