Languages

suscríbete

Title

El paciente empoderado y corresponsable de su salud

tecnología

Title

18 de septiembre de 2019

El sistema de salud está constantemente expuesto a nuevos desafíos tales como presupuestos ajustados, escasez de profesionales, incremento de la incidencia de enfermedades crónicas o una creciente demanda de atención de calidad por parte de los ciudadanos. Los pacientes son proactivos y esperan estar más informados y conectados al sistema. En consecuencia, necesitan sentirse más empoderados y responsables de su propia salud. Para satisfacer estas necesidades, se pueden aprovechar nuevas metodologías y soluciones tecnológicas para crear servicios de salud innovadores y personalizados.

Para poder dar respuesta a estos nuevos retos, es necesario poner al paciente en el centro de los modelos de atención sanitaria y en el centro de su propio proceso de gestión de la enfermedad. Posicionando al paciente en el centro y creando soluciones que respondan a sus necesidades y expectativas se promueve la autocuración y una mayor consciencia de la enfermedad que fomenta modelos de atención orientados a la corresponsabilidad. Estos nuevos modelos facilitan una mejor prevención de enfermedades (en la etapa de pre-diagnóstico), una mejor gestión de la enfermedad y sus agravantes (cuando se diagnostica) y, finalmente, una mejor adherencia a los tratamientos, tanto farmacológicos como no farmacológicos (p.e. dieta o hábitos saludables).

Para poner al paciente en el centro es necesario conocerle y clasificarle (según patrones comunes que definen arquetipos), no sólo desde la perspectiva médica sino también desde la perspectiva de cuál es su relación con la enfermedad y con el sistema sanitario. Los arquetipos se definen agrupando los perfiles más comunes de pacientes, segmentados por sus niveles de dependencia, su conciencia de la enfermedad, su madurez tecnológica, su actitud hacia la patología y el sistema de salud, o sus patrones comunes de comportamiento, emociones y expectativas.

Dar respuesta a estas necesidades y expectativas precisa definir el servicio a partir de la experiencia que viven y esperan los diferentes arquetipos, diseñando servicios orientados a la personalización de la relación con el sistema e intentando comprender las principales etapas e interacciones de los pacientes con la enfermedad y el sistema de salud. Es fundamental evaluar su experiencia en cada interacción, recopilar sus necesidades y expectativas e identificar aquellos momentos que representan un punto de inflexión para ellos, con el fin de definir un circuito asistencial alineado a sus necesidades.

Este paradigma social convive con un nuevo paradigma tecnológico que permite y facilita nuevos modelos de atención más sofisticados y personalizables.

Como consecuencia de las nuevas demandas de los pacientes se producirán distintos cambios en nuestras instituciones sanitarias soportadas por la vanguardia tecnológica:

  • Redefinición constante de los circuitos asistenciales garantizando los estándares de calidad y sostenibilidad, creando los nuevos circuitos junto con el paciente,  identificando interacciones inexistentes y eliminando interacciones que no aportan valor para su proceso de salud.
     
  • Rediseño del modelo de relación de las instituciones sanitarias con los pacientes y cuidadores orientado a facilitar una experiencia personalizada y alineada con sus preferencias. Soluciones de mercado tales como el Patient Relationship Management, los chatbots o la inteligencia artificial pueden facilitar un alto grado de personalización en la relación con los pacientes.
     
  • Personalización de la atención médica y la atención del paciente y soluciones adaptadas al perfil de cada uno. Los modelos predictivos resultan una herramienta útil para detectar patrones vinculados al modelo de relación, el modelo de conducta y la demanda de servicios de salud mediante la aplicación de técnicas de Big Data & Analytics.
     
  • Desarrollo de itinerarios de atención que hibriden la atención presencial con la atención no presencial y permitan un mayor número de interacciones con el sistema de salud, orientadas a mejorar el seguimiento de las distintas patologías y a prevenir mejor potenciales agudizaciones.
     
  • Diseño de soluciones digitales orientadas a la promoción de la salud o de teleasistencia, alineando y transformando el modelo de relación analógica presencial hacia un modelo respaldado en herramientas y soluciones digitales en algunos de los procesos, promoviendo el autocontrol del paciente de sus patologías y la mejora de su relación con el sistema de salud.

En definitiva, todos los servicios de salud han de buscar su sostenibilidad en nuevos modelos de atención sanitaria que incorporen la voz del paciente en el diseño de los servicios, en la co-producción de los mismos y en la evaluación de su eficiencia y efectividad, buscando resultados en salud, en experiencia y económicos.

Categorías

0 Comentarios

Deja tu comentario